Efecto Dunning-Kruger

Si, ya lo sé; seguro que te ha pasado alguna vez y no te has atrevido a reconocerlo. Quizás sí que te has atrevido.

Leemos un libro sobre un tema y ya nos pensamos que lo dominamos. Pero no sólo nos pasa a nosotros. Si observas un poco a tu alrededor está instalado por todas partes.

Ya te pasa de estudiante. El empollón sale del examen quejándose de lo mal que le ha ido y el que no ha estudiado se cree que lo ha “bordado”. Luego los resultados ponen a cada uno en su sitio. De adultos también. Por ejemplo cuando vamos a un curso. En todos los cursos de liderazgo que realizó siempre hay alguien (por no decir unos cuantos) que antes de empezar ya te confiesan lo mucho que dominan el tema. Y descubres que casi nunca es así.

¿Y en las redes sociales?¿ en internet ?  Para que te voy a contar. Hay expertos para todo. Y en algunos casos es cierto, pero en otros…   Recuerdo que al primer curso de coaching al que asistí como alumno, uno de los participantes, que empezaba como yo, a la semana siguiente ya  explicaba en conferencias y artículos lo que era el coaching como si fuera un experto. Y sólo llevaba 2 días.

Se conoce cómo el efecto o síndrome Dunning-Kruger . Según wikipedia:

 “Es un sesgo cognitivo, según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, midiendo incorrectamente su habilidad por encima de lo real.

Por el contrario, los individuos altamente cualificados tienden a subestimar su competencia relativa, asumiendo erróneamente que las tareas que son fáciles para ellos también son fáciles para otros”

David Dunning y Justin Kruger concluyeron que: La sobrevaloración del incompetente nace de la mala interpretación de la capacidad de sí mismo. La infravaloración del competente nace de la mala interpretación de la capacidad de los demás.

Su hipótesis es que, en una habilidad típica que los humanos puedan poseer en mayor o menor grado:

  1. Los individuos incompetentes tienden a sobrestimar su propia habilidad.
  2. Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer la habilidad de otros.

Eso sí, la buena noticia es que los individuos incompetentes pueden ser entrenados para mejorar sustancialmente su propio nivel de habilidad, y pueden reconocer y aceptar su falta de habilidades previa.

Bueno, pues está claro: modestia y realismo. Pasión por aprender y autoconocimiento para poder empezar a mejorar las propias habilidades.  Cómo dice Coleman en “El líder resonante crea más” y refiriéndose a las competencias de la inteligencia emocional que debemos dominar:”La conciencia de uno mismo consiste en la comprensión profunda de nuestras emociones, fortalezas, valores y motivaciones.”

                                                                        La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia. (Sócrates)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s